El momento de la elección del equipo fotográfico que vas a comprar siempre produce algunos dolores de cabeza. Todos hemos pasado por esa situación en la que te preguntas: ¿Nikon o Canon? ¿Réflex o mirrorless? ¿Cuánto dinero me gasto en un equipo de fotografía? El gasto en el primer equipo de fotografía supone un desembolso importante y queremos tener la seguridad de que será un dinero bien invertido que nos ofrecerá esas maravillosas fotos que vemos en internet o revistas y que se han hecho con cámaras profesionales. Tenemos tendencia a pensar que cuanto más caro sea el cuerpo de la cámara, mejores fotografías obtendremos, pero ¿realmente la cámara es la responsable del resultado final?

Las cámaras amateur pueden ofrecer unas fotografías muy similares a las cámaras profesionales.

La base de una buena fotografía parte de los conocimientos del fotógrafo, que no son los mismos en sus comienzos que al final de su carrera porque la fotografía es un arte que requiere de aprendizaje constante. El fondo de conocimientos del fotógrafo se compone, entre otras cosas, del estudio del comportamiento de la luz, la composición, la teoría del color y la educación del ojo. El segundo elemento importante para obtener una buena fotografía, y que se suele dejar de lado, es el revelado digital. El postprocesado digital es el segundo de los pilares que influyen en el resultado final de la fotografía y actualmente, en nuestra opinión, tiene un peso importante en el mismo.

Las cámaras amateur pueden ofrecer unas fotografías muy similares a las cámaras profesionales pero los fotógrafos novatos, que suelen ser los que tienen cámaras de entrada, no tienen ni los conocimientos ni la práctica necesarios para conseguir el mismo resultado que un fotógrafo con aprendizaje y años de práctica. De ahí que se piense que con las cámaras de entrada no se pueden conseguir resultados profesionales. Puedes comprobar que existen fotógrafos fantásticos con cámaras de entrada en las diferentes redes sociales especializadas en fotografía como Flickr o 500px y fotógrafos con las últimas cámaras del mercado que no acaban de convencer con su trabajo.

Ahora bien, tampoco te vamos a engañar, una cámara profesional es mucho más práctica a la hora de realizar una sesión de fotos. Los botones de acceso directo a funciones y opciones en el propio cuerpo, el motor de enfoque, la cantidad de puntos de enfoque y su precisión o el mayor ISO funcional te brindan una mayor facilidad cuando estás trabajando y el tiempo equivale a dinero.

Comparativa entre los accesos directos de la cámara amateur Nikon D5600 y la cámara profesional Nikon D800

Aconsejamos invertir un poco más en objetivos que ofrecen mayor calidad de imagen que los que suelen venir con los packs de cámaras básicos.

Pero una cámara no la forma solo el propio cuerpo, también la componen los objetivos. En este sentido sí que aconsejamos invertir un poco más en objetivos que ofrecen mayor calidad de imagen que los que suelen venir con los packs de cámaras básicos. Ello no significa que haya que desembolsar una cantidad elevada en un objetivo, sobre todo teniendo en cuenta los precios de los objetivos profesionales, que fácilmente alcanzan las 4 cifras. Un ejemplo serían los objetivos fijos de 35mm y 50mm f1.8 de Nikon que se encuentran a precios que rondan más o menos los 200€ y la calidad es espectacular para su precio.

Y como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos un RAW salido directamente de la cámara de entrada Nikon D5100 y el resultado después de su edición:

RAW D5100 + 50mm 1.8G

JPEG Procesado