En muchas ocasiones hemos escuchado decir que con las cámaras de los móviles es posible prescindir de los servicios de un fotógrafo profesional. Dejando a un lado cuestiones técnicas que ya de por sí son más que suficientes para descartar un móvil como herramienta para entregar un trabajo profesional, hay otros puntos que desde Nemara Studio queremos explicarte para que conozcas por qué es necesario contratar servicios de fotografía profesionales para determinados eventos.

1. La fotografía es mucho más que una cámara muy cara.

 Una cámara de fotos es una herramienta que puede utilizarse para producir preciosas imágenes o cometer los más horribles crímenes visuales. Al igual que un ladrillo necesita de un albañil que sepa de su trabajo para poder formar parte de un muro, una cámara necesita de un fotógrafo profesional formado a través de años de estudio y experiencia para dar lo mejor de ella.

Ahora bien, si alguna vez al ver el trabajo de un fotógrafo has pensado que puedes obtener los mismos resultados con tu cámara (y lo has conseguido), probablemente ese fotógrafo que se hace llamar profesional no lo sea. Tener una cámara profesional únicamente es cuestión de dinero.

2. Es importante elegir bien a un fotógrafo profesional.

Como en cualquier sector, hay muchos especialistas y cada uno tiene su estilo. Una de las principales cosas que debes hacer cuando busques un fotógrafo es mirar el trabajo que hacen y elegir el que mejor se ajuste a tus gustos y a los resultados que quieres.

Un fotógrafo es mucho más que su nombre, es su trabajo, que en definitiva es lo que tú como cliente vas a recibir.

Para nosotros es importante captar los momentos irrepetibles de la boda, sin posados, como los nervios de la novia en el altar, la mirada de los novios tras la salida de la Iglesia o las lágrimas de emoción de amigos y familiares, es decir, la esencia del momento en una fotografía.

3. Es un día especial e irrepetible.

 Este día es único en la vida y repleto de fantásticos momentos, situaciones y gestos que desaparecen en un segundo. Conocer y estar preparado para esos fugaces instantes es algo que solo un profesional puede ofrecerte porque conoce al milímetro la ceremonia y el equipo con el que trabaja.

Imagina que recibes un trabajo por el que has pagado y te entregan unas fotos en las que han olvidado captar el momento de la puesta del anillo o la salida de la Iglesia y el beso están desenfocados. Esa situación irreemplazable te la asegura con la máxima calidad un profesional de la fotografía.

4. Recuerdos para toda la vida.

 Las fotografías son un recuerdo para toda la vida. Todos conocemos a alguna persona que se arrepiente y avergüenza de enseñar las fotos de su boda porque ha elegido a un mal fotógrafo para capturar esos momentos. Asegúrate de revivir los maravillosos instantes del día de tu boda contratando a un profesional que cuente tu historia a través de sus fotos.

Imagínate dentro de 10 o 20 años abriendo la preciosa caja de tu álbum y enseñándole a tus hijos o nietos uno de los principales momentos de vuestra vida, que puedan ver cómo erais, que llevábais puesto y las emociones y el amor que se respiraron ese día. Eso es lo que más nos gusta en Nemara Studio, formar parte de tu vida y que a través de un buen trabajo fotográfico recuerdes el día de tu boda como se merece.

¡Hasta la próxima!